Boletines de Prensa

La Prefectura, el Gobierno Parroquial y los agricultores invirtieron recursos económicos en la construcción de estos espacios que sirven para almacenar agua que servirá para cubrir la demanda de líquido vital para las tierras en tiempos de sequía.

IBARRA.- Pablo Arenas, parroquia rural del cantón Urcuquí, se benefició de una acción importante, gracias a la Prefectura de Imbabura, liderada por Pablo Jurado. La autoridad provincial, en conjunto con el Gobierno Parroquial y los agricultores, promovió la construcción de 22 reservorios de agua de riego, con el propósito de garantizar que las tierras productivas de la localidad, dispongan de este recurso, especialmente en tiempos de sequía.

El trabajo concluyó en medio de la satisfacción los beneficiarios, pues, desde hace muchos años, aspiraban contar con este tipo de obras, con la esperanza de que sus cultivos tengan un buen rendimiento y no se pierdan por falta de riego. Los reservorios están impermeabilizados con geomembrana para el mejor aprovechamiento del líquido vital.

Este territorio rural imbabureño se caracteriza por ser netamente agrícola y esto motivó a sumar esfuerzos para trabajar en este tipo de alternativas que mejoran la gestión, eficiencia y productividad.  El objetivo de estos reservorios es ofrecer un espacio físico donde almacenar parte del agua que ingresa al campo durante el turno de riego. Su construcción está proyectada para dar cobertura a cerca de 100 hectáreas de tierras productivas.

 Durante la entrega oficial de estas obras, el prefecto Jurado destacó la trascendencia de este tipo de intervenciones, que se enfocan en ofrecer una buena alternativa para que los agricultores no sufran dificultades al momento de encaminar la siembra de sus productos. “Se ha concluido una tarea en la que se juntaron aportes económicos para lograr un objetivo que se materializará en un efectivo desarrollo económico”.

Cristina Males, en calidad de viceprefecta y responsable de coordinar activamente la ejecución de los proyectos de carácter productivo en el territorio, resaltó la participación organizada de los agricultores de Pablo Arenas, gracias a lo cual se llegó a culminar este proyecto. Dijo estar contenta, al saber que, en adelante, en este poblado no existirán más preocupaciones por la escasez de agua de riego, factor de gran importancia para que la tierra produzca de manera generosa.