Boletines de Prensa

Dentro de su plan de trabajo, la Prefectura mejoró y construyó caminos en los seis cantones de la provincia. El objetivo: dinamizar la actividad productiva y turística en el territorio que tiene la categoría de Geoparque Mundial de la UNESCO.

IBARRA.- Durante los años 2019, 2020 y 2021, la Prefectura de Imbabura, liderada por Pablo Jurado,  construyó 96 obras en los seis cantones de la jurisdicción. El resultado es satisfactorio. Gracias a esta acción, las comunidades de los sectores rurales cuentan con servicios modernos para poder vivir en mejores condiciones. El desarrollo se hizo realidad, luego de varios años de completo abandono.

En el afán de concretar las aspiraciones de la gente, el Prefecto invitó a los gobiernos parroquiales y a los líderes de diferentes sectores a unir esfuerzos dirigidos a impulsar una serie de tareas materializadas, especialmente, en infraestructura vial. Bajo una estricta planificación técnica se mejoraron y construyeron nuevos caminos en sitios claves para dinamizar el turismo y la producción.

La Dirección de Fiscalización del organismo provincial, tras un seguimiento realizado, informa que se ha concluido con el total de los proyectos tomados en cuenta. Adoquinados, asfaltados, empedrados, reparaciones de caminos, mejoramiento, puentes, pasos de agua, muros, alcantarillas, cunetas, entre otras, forman parte de la lista de proyectos finalizados en la actual administración.

Con toda esta intervención se ha logrado conectar a poblados que antes se encontraban aislados y, sobre todo, se ha hecho más fácil la explotación de la actividad agrícola en las zonas rurales. La vialidad en excelentes condiciones sirve para que los agricultores trasladen sin inconvenientes sus cosechas a los sitios de expendio, lo cual trae consigo un movimiento económico importante a nivel interno.

A parte del beneficio que significa para el sector productivo, el Prefecto Pablo Jurado dice estar convencido que la vialidad mejorada significa desarrollo evidente para los habitantes de la ruralidad. Lo que antes era un sueño, en los últimos años dio un giro completo y se transformó en un cambio verdadero. Los poblados alejados se incorporaron al progreso, siendo su mejor carta de presentación, las obras de ingeniería, transformadas en caminos de primer orden.

Entre las obras importantes construidas en el lapso del 2019 al 2021 se registra los pasos de agua y adoquinado en el recinto Las Golondrinas; el adoquinado de calles en Miguel Egas Cabezas; empedrado en González Suárez; adoquinado, muros de contención y pasos de agua en Selva Alegre; la reparación de la capa asfáltica en caminos que conducen a los cantones de la provincia; adoquinado de calles en Vacas Galindo; empedrado y cunetas en San Pablo de Lago; muros de contención y cunetas en la vía a San Gerónimo – Buenos Aires.

Adoquinado y bordillos en Bellavista de San Antonio de Ibarra; pasos de agua en Chugá; mejoramiento de la vía Río Verde Medio – Río Verde Alto – La Chorrera en Lita; empedrado de la vía Los Arrayanes en Angochagua; asfaltado de la calle principal en El Chontal; empedrado en la vía de Guashaloma de Quichinche; adoquinado calle Pérez de San Roque; adoquinado de la calle Ramón Teanga en San Antonio de Ibarra; adoquinado de calles en el barrio Santo Domingo. En definitiva, la intervención en el área vial se refleja en las 36 parroquias rurales de Imbabura.