Sábado, 27 Enero 2018 12:14

En la parroquia San Rafael. La Prefectura de Imbabura inicia la construcción de un puente.

Escrito por 
El prefecto Pablo Jurado colocó la primera piedra para dar marcha a los trabajos. El prefecto Pablo Jurado colocó la primera piedra para dar marcha a los trabajos.

La moderna infraestructura será levantada en una quebrada por donde diariamente transitan cientos de comuneros. El proyecto requiere una inversión de 107.000 dólares.

IBARRA.- Noventa días serán necesarios para que las comunidades Mushukñan y San Miguel Bajo, de la Parroquia San Rafael del cantón Otavalo, puedan contar con un puente de hormigón armado. La infraestructura será construida en la Quebrada Ishtango Huayco, en donde actualmente se encuentra un paso improvisado a base de tablas.

La Prefectura de Imbabura asumió la responsabilidad de ejecutado este trabajo, mediante una inversión de 107.000 dólares. Fausto Proaño es el contratista de la obra. El profesional de la rama de la ingeniería civil se comprometió a llevar a cabo toda la tarea, observando términos de calidad, respetando el plazo estipulado.

Para informar sobre esta acción, el prefecto Pablo Jurado acudió a una reunión en esta localidad en la que estuvieron presentes las autoridades locales y dirigentes de las comunidades. Allí explicó que, una vez cumplido el proceso de contratación, mediante el Portal de Compras Públicas del Estado, se dio paso a la planificación de la obra, asignando paralelamente los recursos económicos.

Jurado acentúo que la construcción del puente pondrá fin a los problemas que soportan los pobladores de este sitio imbabureño, en el tema de movilización. “Se salvaguardará la integridad física de todos quienes transitan por este tramo de carretera. Ya no habrá más peligro para atravesar la quebrada”.

José Alejandro Cachimuel, presidente de San Miguel Bajo, dijo que la intervención de la Prefectura se convierte en una motivación para los comuneros. “Se está cumpliendo el sueño de tener un puente que nos permita trasladarnos de un lugar a otro. Durante muchos años esperamos que se impulse este trabajo, sin embargo, no éramos atendidos”.

Esthela Aguilar, presidenta del Gobierno Parroquial de San Rafael, expresó su agradecimiento por la voluntad y responsabilidad que tiene el prefecto Pablo Jurado para impulsar obras que son necesarias en los sectores rurales. “Es un modelo de trabajo efectivo por que involucra en los procesos a los gobiernos parroquiales, cantonales y a las comunidades”.

Durante la firma del contrato para iniciar con la construcción se procedió a nombrar un comité de veeduría ciudadana, cuyo papel será el de vigilar que el proyecto se lleve a cabo en buenos términos. El comité quedó conformado por José Cahimuel, Enrique Cachiguango, Tomás Burga y Rafael Cachimuel.

Visto 532 veces
© 2017 Prefectura de Imbabura. Todos los derechos reservados. Diseñado por Dirección General de Tecnología de la Información.

Menú Principal